Por qué deberías incluir arándanos en tu dieta




Como si de una moda se tratase, cada temporada aparece un nuevo alimento al que se le atribuyen cualidades milagrosas bajo el nombre de “Superalimentos”. La lista es larga: el aguacate, bayas de Goji, semillas de chia… y el último en sumarse a esta lista saludable son ni más ni menos que los arándanos.

Conquistando tanto a nutricionistas como a modelos y celebrities, los arándanos se han convertido en un imprescindible de cualquier dieta healthy. Pero, ¿son tan beneficios para nuestra salud como nos están haciendo creer?

Según las leyendas al rededor de las divas, Madonna siempre exige un bol de arándanos frescos en sus camerinos, Kim Kardashian los incluye en su desayuno diario, Kate Hudson los añade a la ensalada y son el snack favorito de Miranda Kerr junto con las almendras. Su sabor ácido y dulce a partes iguales y todas las posibilidades gastronómicas que ofrecen, permitiendo su combinación tanto en recetas dulces como saladas, son en gran medida los culpables de su éxito.

Pero no se trata de una casualidad que los expertos en nutrición lo recomiende por su propiedades. Sergio González de Nutriheart nos explica: “Los arándanos son un alimento con un aporte energético muy bajo, apenas 42 kcal por 100gr, son una de las frutas con mayor cantidad de propiedades antioxidantes -gracias a sus antocianinas- y además son una buena fuente de fibra, de vitaminas -sobre todo Vitamina C- y de minerales como calcio y potasio. Todas estas cualidades nos llevan a decir que los arándanos, dentro de un estilo de vida saludable, pueden ayudar a mejorar la tensión arterial, el perfil lipídico y a reducir el efecto de los radicales libres”.

Pero demostrando que se han ganado el título de superalimento, estos no sería sus únicos beneficios y Raquel Conty de Fitnatura añade: “Los antioxidantes presentes en los arándanos neutralizan los radicales libres de nuestro organismo y reducen la inflamación. De hecho se han asociado sus compuestos bioactivos con múltiples efectos protectores para nuestra salud: como la prevención del cáncer o la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas”. En cuanto a su consumo declara: “En el caso de los frescos y congelados mantienen sus propiedades y nutrientes esenciales. En cambio desecados y calentados pueden perder parte de estas propiedades. Como cualquier alimento, cuanto más natural menos pérdida de sus propiedades nutricionales”.

Aunque son perfecto en ensaladas, yogures o zumos, una de las maneras más fáciles y ricas de incluirlos en nuestra diestra es a través del pan. Por eso mismo en Levadura Madre Natura Bakery ofrecen una hogaza diferente preparada con harina de trigo, masa madre y arándanos gracias a una técnica de inspiración francesa que da como resultado un pan de forma cuadrada del que Moncho López explica: “Es un pan con una gran carga de arándanos, en torno al 25% del peso de la masa son arándanos rojos hidratados durante 24h antes de incorporarlos. El proceso de su preparación es el siguiente: hidratamos la fruta durante 24h, amasamos y al final del amasado se incorpora el arándano, dejamos fermentar otras 24h en cajón, posteriormente se corta, se talla a mano y se hornea”. Apetecible, ¿no?

Fuente: Europa Press 

Facebook Comments